Noticias

“YO TAMBIÉN SOY JOSÉ LUIS CAPITÁN”

XXXVIII EDICIÓN 2017 / Actualidad
Sábado, 28 de octubre de 2017
Fuente: CAPOCA

Pulsa para ampliar

“He tratado con tantos atletas a lo largo de mi vida que a veces me confundo. Hasta imagino que José Luis Capitán me entenderá. Pero de él, como de su hermano Vicente, lo primero que me viene a la memoria son aquellos años ochenta, las carreras infantiles, las categorías de menores en las que ese apellido ‘Capitán’ me llamaba la atención. Y luego se demostraba en las clasificaciones en las que lo más fácil era fácil encontrarles entre los primeros. Nadie podía decirme entonces que años después José Luis iba a lograr ser el primer atleta español clasificado en categoría absoluta. Algo que nunca fue fácil ni lo será en nuestra carrera ni en nuestro barrio, donde tanto amamos el atletismo, todas esas horas de entrenamiento que le dedicamos a este maravilloso deporte en el parque de El Paraíso. No importa si somos mejores o peores. Lo que importa es que lo intentamos.

Yo he sido atleta y lo sé. A un nivel inferior y en otra época distinta que la de José Luis Capitán. Pero sé lo que significa compaginar esta afición con el trabajo, con los estudios, con la preparación de unas oposiciones como durante un tiempo hizo José Luis hasta lograr la plaza. Por eso en esta época, en la que lo está pasando mal por culpa de una enfermedad a la que no le ponemos nombre, me enorgullece pensar en él, imaginarle luchando en silencio como luchaba en la carrera de Canillejas, la carrera de su barrio hasta atravesar la pancarta de meta de la calle Néctar, donde, en esta edición, le vamos a brindar posiblemente el homenaje más merecido del mundo. No soy yo solo. Somos todos.

La última vez que estuve con José Luis le dije que no se emocionase, pero hoy voy a ser más sincero. No me importaría que se emocionase. Porque este homenaje no es flor de un día, sino el producto de una vida de atleta, la que procura que todos los que le conocemos sintamos esa impaciencia porque nos traslade buenas noticias acerca de su salud. El mismo sentimiento que también provoca que yo mismo me acuerde de José Luis subiendo en plena carrera esas cuestas de Arcentales que hoy, en vez de echarle de menos, prefieren enorgullecerse de él y de la valentía con la que ha enfocado una enfermedad que no podrá con él. Porque toda esa valentía, querido amigo, es un espejo para todos los demás, incluido para mí, que siempre querré con locura a la gente que no se da por vencida. Abrazo fuerte, amigo, José Luis, y hasta pronto. Muy pronto. Tú suerte será la nuestra”.