Noticias

JOSÉ LUIS CAPITÁN, VISTO POR SU HERMANO

XXXVIII EDICIÓN 2017 / HOMENAJES
Lunes, 25 de septiembre de 2017
Fuente: Vicente Capitán

Pulsa para ampliar

José Luis Capitán nace el 18 de febrero de 1976 en el seno de una familia obrera, de las muchas que emigraron de las zonas rurales de Castilla y León a Madrid. Se cría y vive casi toda su vida deportiva en el Barrio Bilbao, el espacio comprendido entre García Noblejas, Ascao y el Cementerio de la Almudena, y es el mediano de tres hermanos, (Vicente, el mayor y Manolo, el pequeño).

Buen futbolista

Es un niño inquieto, muy movido y con mucha habilidad para el deporte y pese a que es “chiquitín” y no muy fuerte, destaca desde categoría prebenjamín en el fútbol, llegando a jugar con apenas 8 años algún torneo internacional en Francia formando parte de la escuelas de fútbol de La Elipa. Desgraciadamente para él, su baja estatura (en aquellos años 80 y finales de los 90, no había la formación de hoy en día en técnicos y cuerpos directivos deportivos) hace que de ser un muy buen jugador, de gran regate y muy goleador; los entrenadores empiecen a contar menos con él. Poco a poco deja de ser ese chaval imprescindible en las alineaciones, lo que ha le hace plantearse su espacio en ese deporte y marcha al equipo de La Almudena, otra buena escuela, en este caso más cerca de casa y sobre todo con muchos amigos del barrio y del colegio.

Son los inicios de los años 90 y ya su hermano Vicente entrena 3 días a la semana haciendo atletismo, pasa dos años en las Escuelas del mítico Larios AAM y a finales del 91 se pasa a las filas del Suanzes. José sigue jugando al fútbol, pero tiene buenas cualidades para la carrera, es resistente y rápido y de hecho flirtea con alguna popular. De hecho con apenas 6 años, y lógicamente sin entrenar consigue meterse entre los cinco primeros de la Popular de Canillejas, en aquellas concurridas carreras infantiles en las que salir bien colocado era prácticamente imposible. De aquella ocasión José Luis recuerda cuando se enteró del premio por unos amigos, ya que se había marchado del auditorio hacia su casa con la familia… y tuvo que ir días más tarde a la tienda de Pepe Cano, en la calle San Mariano. Le dieron un chándal de la marca “Teege”, muy bonito, pero que le quedaba grande hasta a su hermano dos años mayor. Aún así, el mediano de los Capis recuerda cómo uso dicho chándal años más tarde.

Al Suanzes con sus hermanos

Mediado el año 93 José Luis se plantea ir a entrenar con su hermano al Suanzes la temporada siguiente, es decir a partir de noviembre. Como quiere ver qué tal se defiende en una carrera de verdad, decide tras el verano apuntarse a la Milla Nocturna del Club Atletismo Suanzes, que se hace a finales de septiembre, por aquel entonces en la Avenida 25 de Septiembre. Para ello sale alguna vez a correr por su barrio, por el Parque Arriaga y la tapia del Cementerio, pero sobre todo se entrena en “secreto” en su casa. Sin que nadie se entere, algunos días antes de la Milla hace carrera continua, con pasos muy cortos, tipo skipping en su habitación (tendrá 12 metros cuadrados) yendo de un extremo a otro de la misma, llegando a acumular más de 40 minutos en alguna ocasión. El día de la Milla Nocturna cumple con creces, acaba quinto de la carrera cadete, donde corren varios medallistas y campeones de Madrid del club local… ese es su trampolín definitivo para empezar a entrenar junto con su hermano Vicente, dirigidos ambos por Isidro Rodríguez Martín, que será su entrenador durante toda su trayectoria deportiva.

José Luis inicia con buen pie su andadura con ficha federativa en atletismo. Enseguida se mete en los crosses y carreras populares en el grupo secundario detrás de los mejores  y ya esa temporada acaba la campaña de cross designado como atleta reserva por la Federación de Madrid para el Campeonato de España Júnior. Al año siguiente ya llega su primera selección, también como júnior, las primeras medallas en campeonatos de Madrid en pista (5.000), aunque también empieza a encadenar lesiones, que le impiden hacer las temporadas enteras, algo que será una constante durante toda su carrera deportiva.

En 1996 corre cerca de los 31:30 minutos los 10.000 metros en pista y compite los campeonatos de España Promesas en pista mientras que sigue siendo un buen crossista, consiguiendo junto con su hermano Vicente, Jesús Bravo, David Rodríguez (ambos del barrio también) y otros compañeros el 4º puesto en el Campeonato de España de Cross por Clubes, en categoría promesas. También se va afianzando como buen corredor en ruta, ganando algunas carreras del calendario madrileño.

Aquel año 96 se engancha al Club Atletismo Suanzes de San Blas, entonces Suanzes-Bikila, el menor de la saga familiar, Manolo… y los hermanos Capitán consiguen la curiosa estadística de competir los tres aquel Nacional de Cross por Clubes, Manolo como júnior, José Luis y Vicente como promesas.

Hasta finales de los 90 continúa su crecimiento en marcas y resultados, llega a estar un par de veces entre los 10 primeros de España de Cross en su categoría, se hace con el oro en los campeonatos de Madrid en pista en 5.000 y 10.000 metros, alguno de esos años y empieza a acercarse a los 30:00 en 10.000 metros y 14:30 en 5.000m.

Mejores marcas personales y paso a la Montaña

Durante la primera parte del nuevo siglo, consigue sus topes personales contra el crono: 3:52 en 1.500 metros; 8:17 (3.000 metros); 14:09 (5.000m); 29:31 (10.000m) y 1h06:26 Media Maratón, obteniendo por equipos varias medallas absolutas en campeonatos de España de Cross (con el Unión Guadalajara) y más de un título en Media Maratón. Aquellos años José Luis consigue varias veces estar entre los tres mejores españoles y los 10 primeros de la general en el Trofeo José Cano, la Popular de Canillejas, en la que llega a correr en 30:00.

A partir del año 2005, se adentra durante la primavera y el verano en las Carreras de Montaña, especialidad nueva en la RFEA, de la que su hermano Vicente ha sido el primer campeón de España en 2004 y 14º en el Europeo. José Luis debuta a lo grande en el campeonato de España de La Palma, acabando segundo tras Vicente, y el doblete les vale a ambos el billete para el Campeonato de Europa de Austria en el que defienden la camiseta de la selección Española junto con el gran corredor de trail, Tofol Castañer.

José Luis conseguirá tres subcampeonatos de España más en los años siguientes: 2006, 2007 y 2011, acudiendo en aquellos años a los campeonatos de Europa correspondientes en el mes de julio (República Checa, Francia y Bulgaria), siendo su mejor puesto el 17º en 2007. Por equipos su mayor éxito es también de aquel 2007 en Cauterets, cuando acaricia el podio al acabar España en 4ª posición, formando equipo con su hermano Vicente y con Tofol Castañer.

En pista, mientras tanto consigue un subcampeonato de España de 5.000 metros, nada menos que detrás del extremeño Javier Alves, que un año más tarde corre en 13:11. Además, obtiene otra medalla de bronce en estos Nacionales Universitarios, en los 5.000 metros, en otra edición.

En el año 2006 bate el récord de la mítica carrera Subida al Angliru, con una marca de 1h00:26, un registro al que nadie se ha acercado hasta la fecha. En años sucesivos bate también el récord de la Subida al Naranco (Oviedo), el de la Carrera Popular de la Semana Grande de Bilbao (quita el récord a Martín Fiz)…

En 2007 se casa con Teresa Pérez, asturiana de Oviedo, ciudad a la que ambos se trasladarán años más tarde, tras conseguir los dos, la plaza definitiva allí (son Maestros de Primaria). Actualmente tienen tres hijos, Bruno, Pablo y Julia, la pequeña de apenas año y medio.

Lucha contra la enfermedad

Desde hace tres años José Luis sufre una enfermedad neurodegenerativa, cuyo diagnóstico aún se desconoce. Le ha afectado a ambos brazos, habiendo perdido la psicomotricidad fina, lo que le genera limitaciones importantes en el día a día. La Neurología tradicional le pintó mal el posible diagnóstico desde el inicio, pero José Luis no ha parado de tocar diversas puertas, tanto del ámbito de la medicina tradicional, como de la nutrición y dietética, fisioterapia, osteopatía, bioquímica, etc. El año pasado tuvo que dejar de correr, su gran pasión, no por incapacidad en sus piernas, sino porque al no bracear en carrera, se “machacaba” espalda, hombros, glúteos, etc… por lo que asesorado por buenos amigos expertos en la materia dejó de correr como tal y desde entonces se mantiene activo en la elíptica, bicicleta estática y sobre todo andando largas caminatas.

Sigue sin diagnóstico, con el deterioro avanzando muy poco a poco y esperando que se pueda detener en cualquier momento. Su objetivo prioritario es desterrar definitivamente diagnósticos como el ELA, habiendo consultado ya a neurólogos de prestigio que son optimistas en este sentido.

Durante estos tres años José Luis ha sufrido un deterioro físico importante, pero a su vez a experimentado un crecimiento y fortaleza mental enormes. Su optimismo, su mirar para adelante, aceptando sus limitaciones en el día a día, pero sin querer renunciar a nada, son dignos de admirar. Y el cariño que él y su familia están recibiendo de todos los ámbitos de su deporte, el atletismo, como ocurre con este homenaje de la Popular de Canillejas, una de sus carreras favoritas, sin ninguna a duda le ayudan a seguir creciendo y a hacer frente con entereza a su enfermedad.

En Asturias, donde reside, aparte se seguir ejerciendo como Maestro de niños de 6º de Primaria, pese a la enfermedad, José Luis ejerce como speaker de eventos deportivos los fines de semana y además año y medio creó junto a dos socios una empresa de eventos deportivos, haciendo montaje técnico de los mismos y el cronometraje.